lunes, 30 de marzo de 2015

"Glucemia que no vemos; ojos, corazón y riñones que sí sienten"



Dicen que "Ojos que no ven, corazón que no siente" pero en diabetes, sería: "Glucemia que no vemos; ojos, corazón y riñones que si sienten".

Mi rutina diaria con inyecciones múltiples se basaba en medir mi glucemia (preprandial), calcular y aplicar mis dosis de insulina antes de cada comida y 2 horas después medir de nuevo mi glucemia (posprandial). Eso se traduce en unas 6 o 7 glucometrías al día. Y si era necesario (la mayoría de veces lo era), hacer corrección para disminuir la glucosa que no había sido cubierta por mi errado cálculo a la hora de inyectar el bolo.

Antes pensaba que con esto era suficiente para conocer el estado de mi glucemia y estar tranquila de saber si estoy haciendo las cosas bien. Algunas veces tenía la glucemia en rango y eso me ponía feliz, es algo por lo que toda persona con diabetes sonríe.

Pero había algo que no veía: mi glucemia entre esas glucometrías.

Eso es como manejar un automóvil sin indicador de combustible y tener que detenerse para revisar el nivel de gasolina y con suerte no quedarse sin ella a mitad del camino.


Sistema de monitoreo continuo de glucosa de Medtronic


Cada 6 días se cambia la cánula del dispositivo

El sistema de monitoreo continuo de glucosa, es como ese indicador de combustible de nuestro cuerpo.

Un dispositivo que mide los niveles de glucosa en el líquido que rodeada a las células de los tejidos, el líquido intersticial. Diferente al glucómetro que lo mide en la sangre capilar.*
La glucosa llega primero a la sangre y después a al líquido intersticial, por eso aunque no coincidan exactamente el resultado del monitoreo con el resultado del glucómetro, si pueden llegar a ser similares y lo más importante: el monitoreo me muestra mi glucemia cada 5 minutos y me permite saber las tendencias, si va para arriba o para abajo y con cuanta velocidad para actuar rápidamente. Incluso, la bomba detiene el suministro de insulina cuando tenemos una hipoglucemia.

Igual, aunque pensemos que el glucómetro quedó relegado, no es así. Siempre tenemos que verificar la glucemia con éste, para tomar decisiones.


Esta gráfica muestra una hiperglucemia asintomática a causa de la obstrucción de la cánula de la bomba de insulina.


Sin duda, lo mejor de tener la bomba de insulina de Medtronic, es el monitoreo continuo de glucosa. Así podemos ver y evitar que nuestros ojos, riñones y corazón sientan.



*Fuente: Medtronic

(Si te encantó este artículo y te tientas a compartirlo en tu web, no olvides mencionar la fuente www.blogdiabeticotipo1.blogspot.com  por Carolina Zárate)



Cuando hables de diabetes, especifica el tipo

Carelibro

Reconocimiento

Reconocimiento

Pajareando

Dulce Mundo

Certificado