martes, 10 de abril de 2018

Una historia de amor con diabetes tipo 1

Crédito foto: A los protagonistas a continuación:

Uno de los aspectos positivos de tener diabetes son las personas que conocemos, y que en otras circunstancias seguramente no nos hubiéramos cruzado en el camino. Y es que cuando te topas con una persona que vive tus mismas experiencia la empatía es inmediata.

Antes de la era digital el interactuar con otras personas con diabetes tipo 1 era muy remoto. Gracias a las redes sociales, blogs, grupos de apoyo, etc, podemos conectarnos con otras personas alrededor del mundo e interactuar.

Esto le pasó a Brenda y a Reinald, cada uno en un país diferente pero con algo en común, la diabetes tipo 1. Brenda es de México y fue diagnosticada en el 2007. Mientras buscaba información se topó con este blog y el Club Diabético Tipo 1 (db1) en facebook y empezó a seguir los contenidos. Tiempo después ella comenzó una amistad con Reinald, quien vivía en Venezuela y fue diagnosticado en el 2008 y recién comenzaba esta aventura con la diabetes y también llegó al Club buscando información.

La crisis en Venezuela la conocemos todos. En el caso de las personas con diabetes tipo 1 su tratamiento se ve estancado por la falta de insulinas, tirillas y demás insumos para el tratamiento. Muchas personas, obligados por la escasez, han optado  por salir de su país buscando un lugar donde puedan acceder a su tratamiento. Esa fue la realidad de Reinald, quien decidió que su destino sería el país de Brenda: México.

Ocho años de amistad virtual los unía. La diabetes tipo 1 era parte importante de sus conversaciones. Aunque no lo crean, esto se lo digo a las personas sin diabetes, muchas veces resulta divertido hablar de hipoglucemias, hiperglucemias, dosis de insulina, etc y mucho más si es para darse ánimo. Esos años pasaron así, cada uno en un punto del planeta, siendo el soporte del otro. Hasta que llegó el momento de conocerse personalmente.

Un día recibí un mensaje de Reinald: "El mejor "like" que puede dar en una página. Tengo una gran historia que contar"

La intriga me carcomia...

Después me escribe Brenda: "Desde hace 10 años soy tipo 1, ésta fue la primera página a la que le di "like" para empezar a entender y aprender. Nos hicimos muy buenos amigos. Sólo puedo decir que algo que pensé que era lo peor que me podía pasar, que lo iba a sufrir, me dio lo mejor que tengo al día de hoy", se refería a Reinald.

Una sonrisa se me dibujaba en el rostro. No sólo los unió la diabetes tipo 1, sino que mantuvieron una amistad durante varios años a pesar de la distancia. Reinald encontraba otra oportunidad para seguir su tratamiento. Se enamoraron. Ese efecto tiene las redes sociales y al parecer, la diabetes tipo 1.


Brenda y Reinald, ambos con diabetes tipo 1
"Si no hubiera tenido diabetes tipo 1 no hubiera conocido a mi futuro esposo. Alguien que sabe lo que es vivir con esto, no tengo que explicar nada, nos conocemos y nos cuidamos" - Brenda

Me alegra haber sido parte, aunque sea un poco de esta historia. Mucha felicidad a esta nueva pareja, que compartan mucha insulina y se cuiden la hipoglucemias. 



Cuando hables de diabetes, especifica el tipo

EN FACEBOOK

SIGUE LOS TUITS

Reconocimiento

Reconocimiento

Recomendado por

Recomendado por
Lista blogs fiables y de calidad sobre diabetes

Dulce Mundo

Certificado