jueves, 10 de marzo de 2011

Mudarse con diabetes



Destino: España, esa era mi próxima parada hace unos 7 años cuando terminaba mi universidad, mientras indagaba la ciudad por textos y me emocionaba por cruzar al otro continente,  en mi cuerpo se desarrollaba una batalla  sin ganadores, mis células beta del páncreas eran destruídas por mi propio mecanismo de defensa, mi sistema inmune, aquel que supuestamente esta diseñado para defenderme.

2 noches en la clínica y un diagnostico de diabetes tipo 1, pasaron a un segundo plano mis planes originales de recorrer el viejo continente, para empezar a viajar por esta dulce enfermedad que desde entonces me acompaña, algunos miedos de perder  el control sobre mi diabetes, hicieron arraigarme mucho más a mi ciudad de origen y abandonar por completo la idea (pero no el entusiasmo) de emprender un viaje fuera de mi zona "segura", donde pudiese seguir manteniendo a raya mi diabetes.


Poco a poco, mientras iba procesando y comprendiendo lo que me sucedia, más algunos viajes cortos, fuí dejando a un lado el temor de no poder llevar la diabetes conmigo, y  me dí la confianza de romper las barreras de la distancia, de acostumbrarme a llevar siempre conmigo mis insulinas, mis jeringas, mi glucómetro, algo azucarado para superar una hipoglicemia, pasar sin inconveniente los controles de seguridad con todos mis medicamentos sin que creyeran que estaba pirateando insulina, o que tal vez atacara a alguien en el avión con mis jeringas, además de permitir a la gente de mi alrededor conocer sobre mi condición para que fuese más llevadera y segura, y así poder cruzar fronteras para disfrutar cada paisaje sin que la diabetes fuese un impedimiento.
   
Hoy, escribo desde Buenos Aires, a 6 horas de vuelo de mi Bogotá, empaque un poco más de lo necesario para retomar de nuevo la idea. Una ciudad desconocida que aún debo experimentar, pero que de pincelada en pincelada la iré descubriendo. Sin seguro médico aún, (algo que tenía de sobra en mi país), pero con muchas insulinas, jeringas y tirillas que me acompañan. 

Mudarse con diabetes, un hecho posible aunque con temor a perderse, lo importante es ver alternativas  y tener un buen autocontrol, averiguar el sistema de salud del país de destino, o preguntar al seguro actual del país de origen si tienen algún convenio con otra entidad de salud o tal vez la misma, en algunos casos les amplian la cobertura y  esencial, tener papeles migratorios en regla para no ser discriminados. Suerte a quienes quieren emprender nuevos rumbos y cambios!

Con este abrebocas los dejo, luego relataré que tan adaptada con mi diabetes me encuentro y si logro que algún servicio médico no me desampare...

Cuando hables de diabetes, especifica el tipo

EN FACEBOOK

SIGUE LOS TUITS

Reconocimiento

Reconocimiento

Recomendado por

Recomendado por
Lista blogs fiables y de calidad sobre diabetes

Dulce Mundo

Certificado