domingo, 11 de octubre de 2009

JERINGAS: Un mal necesario?


Sin duda, las jeringas tienen un efecto atemorizante y casi paralizante en la mayoría de personas, con sólo verlas nuestro cuerpo comienza una reacción inmediata de rechazo, y por lo general no hay más remedio que acceder a esta "tortura". Este instrumento médico permite extraer sangre del cuerpo e inyectar cualquier sustancia al organismo, ya sea por vía intravenosa, intramuscular o subcutánea.

Para nosotros, los diabéticos insulinodependientes, es una herramienta indispensable para la aplicación de la insulina, ya que esta hormona no puede ser ingerida porque los ácidos del estómago la destruirian, así que debemos administrarla por medio de inyecciones vía subcutánea. Muchos piensan que este ritual que debemos hacer a diario, varias veces al día, es mortal y doloroso, pero la verdad, no es así, con una buena técnica de aplicación es soportable.


La primera inyección de insulina fue administrada el 11 de Enero de 1922 a un niño de 14 años llamado Leonard Thompson, en el hospital de Toronto, brindando así una esperanza a los diabéticos, que no contaban con grandes expectativas de vida. La palabra jeringa viene del griego syrinx, "tubo" y fue popularizada en 1853 por el médico francés Charles Gabriel Pravaz, quien diseño la jeringa hipodérmica precursora de las actuales, pero su invención se dió antes en ese mismo año gracias a Alexander Wood quien inyectó morfina a su esposa quien sufría de cáncer, e irónicamente murió por una sobredosis de esta sustancia. Aunque en realidad la primera administración de una sustancia al cuerpo humano por medio de la inyección se remonta al año 1657, cuando Sir Christopher Wren administró opio a un ser humano, pero no se tiene conocimiento acerca de la técnica utilizada. 

Los diabéticos del siglo XXI disfrutamos de las nuevas tecnologías para nuestro tratamiento, ya que en el pasado, las jeringas eran de vidrio con agujas separadas, y las agujas usadas tenían que hervirse y sumergirse en alcohol, además tocaba afilarlas constantemente; en la actualidad son desechables, más delgadas, cortas y afiladas; y con una cubierta especial para facilitar la penetración. Las administración de la insulina debe hacerse con una jeringa especial para esto, por ejemplo yo usó la marca BD Ultra Fine, que nos permite escoger la jeringa que se adapte a nuestras necesidades. 

Aún cuando muchos diabéticos gozan del uso de las bombas de insulina, y algunas compañías farmaceúticas nos ilusionan con inyecciones sin aguja e insulinas inhaladas, muchos diabéticos seguiremos usando para nuestro tratamiento las jeringas, enfrentando día a día este miedo innato con tal de sobrevivir.

Cuando hables de diabetes, especifica el tipo

EN FACEBOOK

SIGUE LOS TUITS

Reconocimiento

Reconocimiento

Recomendado por

Recomendado por
Lista blogs fiables y de calidad sobre diabetes

Dulce Mundo

Certificado