lunes, 17 de febrero de 2014

Anatomía de un diabético



Con un pequeño equipaje que sólo contenía mi pijama de vaquitas e implementos de aseo, con algunos kilos de más a causa del suero, con el desconcierto de que pasaría luego y con un par de jeringas que me regaló la enfermera, hice mi salida triunfal de la clínica pocos días luego de mi diagnóstico, para pasar por la farmacia por un medicamento que desconocía en ese entonces, llamado insulina, y llegar por fin a mi casa que me daba la bienvenida con un letrero ni mandado a hacer para el momento: "Home sweet home".

Con jeringas e insulinas, tuve el primer contacto con mi tratamiento, algunos salen de la clínica ya con glucómetro, pero eso no se ve aquí en mi país, y mucho menos nos dan una lista de lo que necesitamos, en nuestro caso deberíamos salir con todo el kit diabético listo para usar y no con sólo 4 jeringas en la mano sin saber que hacer con estas y lágrimas secas en el rostro.


Por eso, este post llamado: "Anatomía de un diabético" esta dedicado a los recién diagnósticados:

1. Insulina: La primera que me presentaron fue la NPH, supongo con la que casi todos salimos de la clìnica, junto a la CRISTALINA, para llegar a la LANTUS o LEVEMIR, con la APIDRA, LISPRO o NOVORAPID, de todas las acciones y presentaciones, para todas necesidades. Esta viene con un folleto de supuestas indicaciones, pero aún luego de muchos años sigues aprendiendo a usarla. No se responde por hipoglucemias o hiperglucemias.

2. Jeringas: El "coco" de este tratamiento, y el que por castigo natural tememos, las encontramos en varios tamaños según las unidades requeridas y la aguja en varios calibres también. Pero eso sí, todas asustan!...y para mayor comodidad tenemos:

Esferos: Este 2 en 1, es un dispositivo en forma de lapicero, esfero, o pluma, etc que ya contiene la insulina y la aguja en una presentación menos impactante y más delgada, pero igual no nos salvamos de "chuzarnos".

3. Glucómetro: Ese aparato al que no me presentaron oficialmente el día de mi diagnóstico, y en lo personal pensaba era de uso exclusivo en las salas de urgencias, ahora lo podemos llevar con nosotros en varios tamaños, colores, sin olvidar las tirillas y lancetas que lo componen. Seguramente te dará alegrías y tristezas.

4. Pastillas de glucosa, azúcar, coca cola normal, o en caso extremo glucagón: Ideal para hipoglucemias, podemos aprovechar y comernos una rica chocolatina o el dulce que más nos guste mientras vamos regresando a la realidad.

5. Agua: Par esas subidas glucemicas, un poco de agua nos ayuda y si es muy elevada una correción de insulina. El agua de la marca de nuestra preferencia.

6. Bomba de insulina: Lo último en el tratamiento para la diabetes, con o sin monitoreo continuo. Para recordar películas como Robocop o Terminator.

7. Alguna identificación: Sea una cadena, pulsera, o carnet en la billetera que nos identifique como diabéticos. Claro que no estoy segura si se toman el trabajo de mirar que dice en estas.

8. Tabla de conteo de carbohidratos: Esto es para quienes no le teman a los números, y hacer cuentas, necesario cuando se tiene la bomba de insulina o para manejar correctamente la cantidad de insulina que requerimos. Muchos ya lo manejan de memoria, sin tanto esfuerzo como en Matrix.

9. Literatura sobre diabetes: Conocer de que se trata todo esto es primordial para despejar dudas, ya sea un libro sobre le tema, revistas especializadas, por Internet o lo que sea. Al principio parece que nos hablan en mandarin, pero luego vamos comprendiendo de a poco cada término.

10. Registro de las glicemias: Esto es como la tarea del colegio, en un cuaderno, o una hoja especial de registro anotar cada glucometría, hora de comer, comidas, ejercicio, y demás actividades que afecten nuestra glucosa, para analizarlas y hacer cambios en el tratamiento. Yo soy de las alumnas que dice: "Profe, la tarea se la comió mi mascota"

11. Grupos de apoyo: Al comienzo nos sentimos como un champiñon, solos inmersos en este dulce mundo. Pero las redes sociales o comunidades de personas con diabetes son un gran apoyo y lo mejor de todo, te permite conocer personas maravillosas que comparten nuestra misma realidad. Unirse al club db1

12. Un tatuaje: Por supuesto que no es para nada obligatorio, y los médicos lo descartan por completo, pero bueno, entre gustos no hay disgusto y la diabetes no podrá impedirlo.

13. Smartphone: En la era digital no puede faltar una aplicación para ayudarnos a llevar los datos y compartirlos.


Este es el kit con el que deberían despedirnos de la clínica, no? pero bueno, por el momento, esperemos que más sorpresas nos podrá traer el mercado para seguir enchulando, engallando, customizando, personalizando, etc nuestra diabetes...


Cuando hables de diabetes, especifica el tipo

Carelibro

Reconocimiento

Reconocimiento

Pajareando

Dulce Mundo

Certificado