jueves, 3 de junio de 2010

Azúcar: ¡Dulce demonio!

Imagen tomada de web

Azúcar, es lo segundo -lo primero son las jeringas- que se le viene a la cabeza a un diabético cuando es diagnosticado como tal. O por lo menos a mí, luego de lloriquear por varias horas,en algún instante me detuve a pensar en las ricas donas que no podría volver a disfrutar y en la torta tres leches que no volvería saborear, para así seguir con el baño de lágrimas de mi "desdicha".

En primera instancia todos asociamos la diabetes con el NO poder consumir azúcar, y no estamos equivocados al respecto, este ingrediente esta vetado para nosotros, pero también lo es para el resto de la población quienes deberían suprimirlo de su alimentación, o por lo menos consumirlo con moderación, pero desafortunadamente no observan los estragos que hace este ingrediente al organismo como lo hacemos nosotros por medio de nuestros glucómetros y continuan algunos en mayor o menor medida difrutándolo sin compasión.

El azúcar blanco refinado o sacarosa es un disacárido conformado por una molécula de glucosa y una de fructosa que se obtiene en un 70% de la caña de azúcar y en un 30% de la remolacha,es un hidrato de carbono simple que se disuelve facilmente en el agua, carente de vitaminas y minerales, pero repleto de calorías vacías, por lo que esta asociado al sobrepeso, la obesidad, además de caries dentales y por supuesto elevaciones de la glucosa en sangre ya que el organismo lo absorbe tan rapidamente y lo pasa a la sangre que los diabéticos sólo debemos acudir a este en caso de hipoglucemias, en personas sin diabetes, este exceso de azúcar obliga al páncreas a producir más insulina, esforzándolo al máximo y en cantidades exageradas no suministra la energía que muchos piensan,sólo permanece invasivo en el organismo acumulándose como grasa y empujando el cuerpo a un estado de letargo.Su sabor es dulce,placentero al paladar, que es el único beneficio que podría ofrecernos, y podría ser tan adictivo que incluso lo han comparado con ciertas sustancias psicoactivas.

Por eso, este ingrediente disfraza su maldad en esta dulzura, así que no es de extrañar que sea el endulzante más usado en el mundo, el preferido en la industria alimentaria,siendo utilizado para panadería, pastelería, repostería, golosinas, chocolatinas, helados, bebidas, etc, con apariencias tan sugestivas que seguimos -aunque suene descabellado- torturando nuestro cuerpo con este dulce demonio que aporta 4 calorías por gramo, eso quiere decir que una cucharadita de 15 gramos equivale a 60 calorías y de 100 gramos aporta 396 calorías. Se recomienda para quienes no son diabéticos consumir sólo de 30 a 50 gramos de azúcar por día, si no quieren sufrir los estragos de esta.

Con el boom de una alimentación sana, se ha tratado de añadir atributos saludables al azúcar, por lo que en el mercado es posible encontrar azúcar moreno e incluso light en estanterías dedicadas a los alimentos dietéticos o bajos en calorías. Pero no se dejen engañar, aunque el azúcar moreno no ha sido refinado luego de su extracción del jugo de la caña de azúcar, y por lo tanto conserva algunas propiedades de esta como potasio, calcio, magnesio, fosforo y sodio que son imposibles de conseguir en el azúcar blanco, esto aún no le alcanza para lograr un adecuado valor nutricional, su aporte calórico sigue siendo de 373 calorías por 100 gramos, una diferencia insignificante frente al azúcar blanco. El azúcar light, al parecer, reduce su aporte calórico en la mitad ya que lo mezclan con edulcorantes no calóricos (aspartame, sucralosa, stevia, etc), pero NO es apto para diabéticos, ya que sigue siendo azúcar!.

Los principales productores de azúcar son: Argentina, Colombia, México, India, Guatemala, Unión Europea, China, Cuba, Estados Unidos, Tailandia, Brasil, Australia, Pakistán y Rusia concentrando el 75 % de la producción mundial, liderando Brasil que es el principal productor y exportador a nivel mundial.

Con estas cifras tendremos azúcar para rato, y a pesar de tantas advertencias sobre este seguiremos cayendo en la tentación, haciéndonos sentir culpables por romper la dieta y remordimiento por el "high" adornando nuestros glucómetros.

Por escribir esto me antojé de una dona!!

Cuando hables de diabetes, especifica el tipo

Carelibro

Reconocimiento

Reconocimiento

Pajareando

Dulce Mundo

Certificado