martes, 24 de noviembre de 2020

10 Confesiones de una persona con diabetes

 



Publicado: 24 de noviembre 2020

Tener diabetes no sólo implica seguir el tratamiento que nos indican teniendo en cuenta los pilares: medicación, alimentación y ejercicio. En nuestro día a día estamos experimentando muchas emociones, que impactan en la gestión de la diabetes, de forma negativa o positiva. 

A continuación algunas confesiones de mi vida con diabetes:


1. Ser positivo no significa que no podamos sentir otras emociones


Desde mi diagnostico en el año 2004, y después de un periodo de negación, decidí ver la diabetes de forma positiva, de ahí el lema de este blog. Pero esto no significa que no sienta miedo, frustración o cansancio. Hay días más difíciles que otros, pero la buena actitud es la constante para vivir con mi diabetes sin que sea una carga.

2. Esconder la diabetes


La diabetes tiene un estigma social que afecta a quienes la tenemos. En algún momento también la escondí, evitaba decir a algunas personas que tenía diabetes, sobretodo personas desconocidas. Recuperar la autoestima es un proceso que puede tardar, pero que es necesario para que nos ea un secreto nuestra condición de salud.

3. Vergüenza de inyectarse la insulina en público


Muchas veces fui al baño a inyectarme la insulina o lo hacía después de comer para no hacerlo frente a personas desconocidas. Ese ritual es muy personal y necesario, pero la mirada de las personas puede resultar incomodo, y otras tampoco resisten ver una aguja y pueden rechazarlo. Soltarse y relajarse al hacerlo también requiere de una confianza que se va ganando con el empoderamiento.

4. El impacto emocional de los comentario imprudentes


El desconocimiento de la diabetes hace que muchas personas tengan ideas erróneas sobre la enfermedad, muchas fundamentadas en los mitos. Las preguntas no incomodan cuando se hacen con la intención de aprender y con amabilidad, pero hay comentarios que parecen lanzados con la intención de ofender. Yo ardo.

5. Ser juzgada por mis glucemias


En el manejo de la diabetes no hay perfección, así como hay días mejores que otros. Cada persona con diabetes conoce el esfuerzo que realiza y los errores y aciertos que cometemos. Pero eso no lo ven los demás, parece que todos tuvieran la respuesta y las fórmulas mágicas para resultados perfectos. No es así.

6. El impacto de las emociones en las glucemias y viceversa


No se trata de diabetes emocional, porque eso no existe. Y tampoco que un susto pueda generar diabetes. Estamos hablando de las emociones, los estados de ánimo pueden tener impacto en nuestras glucemias, el estrés, la adrenalina, la tristeza, la alegría. Pero también puede verse afectado nuestro ánimo al no tener los resultados que esperábamos. La diabetes no sólo es pensar en fórmulas y números.

7. Cuando la diabetes ya no es invisible


Hay enfermedades que no se notan, son invisibles, así es la diabetes. Pero cuando te pones algún dispositivo como las bombas de insulina y/o los monitoreos continuos de glucosa que son llevados en zonas como los brazos pasa a ser visible y las personas empiezan a notarlo. Ya no pasas desapercibido y decides no esconderlos, y de vez en cuando explicar de qué se trata estos aparatos cuando se atreven a preguntar. La exposición pública es mayor.

8. Las hiperglucemias existen con la tecnología


Sin duda las tecnologías como las bombas de insulina mejoran nuestra calidad de vida, pero también pueden generar frustración. Pensar que el manejo de la diabetes será perfecto y nunca más tendremos hiperglucemias es iluso. Muchas veces cuando comparto en mis redes sociales estas gráficas, me preguntan por qué tengo hiperglucemias si uso una bomba de insulina. Pasa que ningún dispositivo es la cura de la diabetes y estos son el resultado de nuestras decisiones, muchas veces nos equivocamos.

9. Presión de las complicaciones


Las campañas para generar conciencia en torno a la diabetes suelen enfocarse en el miedo. El cuidado de la diabetes no debería basarse en esto, sino en cómo poder vivir plenamente y tener calidad de vida con diabetes. Pero no puedo negar que pensar en las complicaciones me preocupa y cada vez que tengo una hiperglucemia pienso en mis demás órganos. Pensar que cada día coon diabetes es acercarme a una complicación muchas veces me deprime.

10. Cansancio o burnout


Vivimos con diabetes 24 horas al día, 7 días a la semana. Hay días que por más animo y positivismo que le pongas, te cansas, te desanimas, y deseas no tener más diabetes. Es importante poder tener el acompañamiento y el apoyo de los profesionales de la salud, la familia y la sociedad para que la diabetes no nos pese.




Pero a pesar de todo esto, lo más importante es: 






Estas confesiones hicieron parte de la charla a la que fui invitada por la Fundación Esperanza de México. Pueden ver la charla completa en su página de facebook. 



Sígueme en:
Instagram: @carolinatipo1

SIGUE LOS TUITS

EN FACEBOOK

Reconocimiento

Reconocimiento

Recomendado por

Recomendado por
Lista blogs fiables y de calidad sobre diabetes
Protected by Copyscape Plagiarism Finder