domingo, 21 de junio de 2009

Volando con diabetes

Leonardo Da Vinci, el genio del Renacimiento, sorprende al mundo con sus diseños futuristas en una época donde el hombre comienza a explorar su verdadera naturaleza y a difundir su cultura. Con un talento innato que le permitió dominar diversos temas, Da Vinci provoca extrema admiración por sus pinturas -usando técnicas asombrosas- como la famosa "Mona Lisa" o "La Última Cena" y más aún, por sus creativos dibujos sobre aparatos asombrosos, irreales para su época pero indispensables en la nuestra.

Tal es el caso de las máquinas voladoras denominadas Ornitópteros, una idea inspirada en el vuelo de los pájaros, y un sueño que este genio deseaba llevar hasta los cielos y que hoy en día es una realidad que nos permite recorrer el mundo a nuestro antojo. En nuestra época es considerado como el medio de transporte más seguro -a pesar de los catastróficos accidentes aéreos por error humano, causas aún enigmáticas o por el mal estado del tiempo-, el avión nos ha beneficiado desde su primer vuelo, ya sea en un viaje de placer, negocios o ambos.

Y para que nuestros planes aéreos no sean un dolor de cabeza al pasar los controles de seguridad de los aeropuertos, los diabéticos debemos seguir ciertas indicaciones a la hora de llevar nuestros medicamentos o cualquier implemento para nuestro control. En la página web de TSA (Transportation Security Administration) nos dan algunas recomendaciones generales:

* Lo primero es informar al controlador de seguridad que tenemos diabetes y que se lleva consigo materiales para la diabetes.

* Asegurarse que las botellas de insulina, los lapiceros de insulina, el inyectador a presión y la bomba de insulina lleven la etiqueta profesional identificando el medicamento. Como por lo general, la etiqueta de la prescripción médica va por afuera de la caja de botellas de insulina o lapiceros de insulina, se recomienda al pasajero retener la caja de insulina en su forma farmacéutica original.

* No hay límite en la cantidad de jeringas vacías que puede llevar consigo cuando pasa por el control de seguridad. Sin embargo, para pasar el control de seguridad deberá llevar con usted la insulina y las jeringas.

* Puede pasar por el control de seguridad las lancetas, el medidor de la glucosa en la sangre y las tiritas para la prueba de la glucosa en la sangre.

* Los pasajeros que chequean sus niveles de glucosa en la sangre pero que no son dependientes a la insulina, pueden abordar el avión con lancetas siempre y cuando vayan acompañadas del medidor de glucosa con el nombre del fabricante grabado (por ejemplo: One Touch Meter podrá decir “One Touch Ultra”).

* Notifique al controlador si lleva una bomba de insulina y pida que la inspeccione visualmente para evitar tener que desconectarla de su cuerpo.

* Comunique a los controladores si presenta una baja en los niveles de glucosa en la sangre o si necesita asistencia médica.

* El protocolo anteriormente mencionado aplica solamente a viajes dentro de los 50 estados de los Estados Unidos y es sujeto a cambios. Los pasajeros internacionales deberán consultar con sus compañías de viajes sobre las reglas internacionales.

Hasta el momento no he tenido ningún inconveniente al viajar en avión, siempre llevo en mi equipaje de mano todo lo necesario para mi diabetes, en una neverita llevo la insulina con sus empaques originales, junto con las jeringas y empaco el doble de las necesarias, el glucómetro en mi bolso, merienda por si me da hipoglucemia y mis recetas médicas. Al pasar por la seguridad advierto sobre mi enfermedad y la nevera la revisan a aparte junto con el glucómetro para no pasarlo por los rayos x, en ninguna ocasión he tenido inconveniente.

Además llamo con tiempo a la aerolínea para solicitar comida especial para diabéticos. Si tienen algún inconveniente o se sienten discriminados pueden llamar a TSA al 1-866-289-9673.

Así que un feliz viaje!!!!!

Cuando hables de diabetes, especifica el tipo

Carelibro

Reconocimiento

Reconocimiento

Pajareando

Dulce Mundo

Certificado